Vacaciones de invierno: los espacios de aburrimiento no son negativos para los niños